En el Foro Romano se encuentran cierta cantidad de templos dado que este era un sitio público de interacción social de la época, de relaciones comerciales como de hábitat común de los ciudadanos, uno de los más resaltantes es El Templo de Vesta. Un lugar donde las estimas sociales se veían bastante reflejadas pero eso no limitaba a que al menos de vista se supiera quien se encontraba en las áreas de este.

Así mismo dentro del Foro Romano se hallaban las edificaciones sagradas que eran utilizadas propiamente para cuidar, mantener y venerar los dioses que eran asentados en esta, o así mismo sus imágenes, proyectando así a través del paso de las aves por estos los llamados “augurios”.

Es necesario resaltar que estos templos eran un símbolo de admiración para cualquiera que se encontrara alrededor, aun más para las autoridades a cargo del imperio romano, por lo que se estaba obligado al cuidado totalmente dedicado a estos por parte de los esclavos desde su edificación hasta la atención brindadas a quienes servían a estos.

El templo de Vesta Foro Romano

Pero si es bien conocido que estos templos representaban una ventana un lazo más cercano hacia los dioses, siendo los que se encuentran en el Foro Romano de los más majestuosos arquitectura como el uso del mármol y columnas altas con además un techo circular que representa la totalidad y eternidad.

En la Vía Sacra en el Foro Romano, el templo de Vesta en el centro de la ciudad conocido como una de las edificaciones majestuosas representativas del sentido del hogar y cuidado a través de tiempo.

¿Templo de Vesta? ¿Por qué ese nombre?

Resulta para muchos turistas común que los tempos y edificaciones en cualquier espacio romano lo acompañe un nombre griego, latín o italiano, pero lo que muchos desconocen es que este templo recibe este nombre por la Diosa Vesta, quien provenía de una descendencia luminosa con hermanos dioses al igual que ella que son bien conocidos en la mitología griega por sus grandes proezas en la tierra como en los cielos.

La diosa era conocida como representación del núcleo del hogar, su unión y complementación a través de su misma esencia tan viva como el mismo fuego, por lo que es bastante alabada como la diosa del calor que le da vida al hogar. Esta era virgen al igual que las que posteriormente velarían el fuego sagrado en su nombre en el Templo de Vesta.

El Templo de Vesta contaba con las conocidas como Vestales quienes eran las que custodiaban la llama sagrada, que representaba la vida del hogar eternamente. Servían a la diosa por más de tres décadas, muy jóvenes de familias privilegiadas, dado que pertenecer a este templo ubicaba a un nivel dentro de la sociedad privilegiada, con ocasiones con algunos beneficios similares a los de los emperadores.

Visitar el Templo de Vesta en el Foro Romano

Al realizar una visita en el Foro Romano no se puede dejar de hacer la parada en el Templo de Vesta, más aun cuando se va en familia, o se desea hacer una petición a la Diosa. Por lo general anualmente miles de turistas, se detienen en el templo a realizar peticiones y más adelante en sus hogares encienden una vela naranja en honor a la diosa, es importante que sea de este color ya que es el símbolo de la llama viva y eterna del hogar, para armonizar y dejar una de las muestras de la presencia de Vesta.

Además de esto, la mayoría de los visitantes sienten un honor poder tener acceso a un lugar que significaba una clase social cercana a la de los emperadores, históricamente pese a que los habitantes de la antigua Grecia y roma sabían que estas mujeres deben tener una condición en particular, pues si alguna resultaba perder la virginidad seria enterrada viva mientras que al hombre seria flagelado.

Estas acciones llaman mucho la atención de los historiadores y de muchos visitantes que se quedan maravillados al conocer el templo de Vesta, además de visualizar las escrituras en alrededor de las columnas. Para muchos visitantes, el templo de Vesta marca de una forma directa su impresión, más que todo por la energía que se encuentra en las columnas, suelo y espacio que lo conforma, siendo claro, de una influencia directa hacia la conservación, la pureza del hogar ante todo momento.

Cada una de los que llegaron a presenciar en las épocas antiguas todas las actividades desarrolladas en el templo y como la divinidad del fuego que en el reposaba, tuvieron la oportunidad de solicitar tener un encuentro directo o un paso más adelante hacia los dioses y todos los que estos con sus poderes pudieran bendecir y cumplir. Más en esta época que el círculo familiar y del hogar muchas veces se ponía en tela de juicio por las conveniencias u obligaciones de carácter político.