Las huellas que aún mantiene la Historia del Foro Romano, siempre en cada visita que hace algún turista o habitante de la zona queda sorprendido por cada cosa nueva que aprende y observa, aún más si contempla todo este esplendor de monumento desde las colinas del palatino, obteniendo la mejor vista sobre todo lo que era la antigua Roma, siempre hay algo que ver en Foro Romano.

Solo se debe de tener una gran imaginación y una mente abierta a todo, para reconstruir en los pensamientos las basílicas volviendo a erguirse en su máxima expresión, los templos llenos de pueblerinos y mercaderes gritando y vendiendo sus productos por todo el Foro, por la Vía Sacra resuenan las voces y las fuertes pisadas de los soldados del imperio que desfilaban por el camino lleno de piedras y tierra bajo un arduo sol.

Para acudir a la visita al Foro Romano, se ha de comenzar a través de una vía en donde se ubicaban los foros imperiales, encima de ella se construyó una avenida entre los años 1924 y 1932 con la cual se dieron a conocer para el mundo, ruinas sepultadas bajo toneladas de arena y olvido. A unos cuantos metros de la entrada hacia el Foro, se observan a la derecha los restos de una de las basílicas más antiguas del lugar, la basílica de Emilia, construida en el año 179 antes de cristo, esta basílica era un edificio que funcionaba comercialmente, en su interior se albergaban tiendas y los llamados tabernae argentiariae, los cueles eran los bancos en su época.

Partes del Foro Romano

Justamente en la parte trasera de la Basílica de Emilia, en una sobria fachada, se encuentra la Curia de Roma, un edificio que cumplía funciones políticas y en el cual se reunían los personajes del senado a discutir sobre el gobierno y la toma de daciones sobre a administración monetaria del imperio Romano, su construcción se remonta a año 44 antes de cristo, cuando Julio Cesar era emperador, el interior de este edificio se mantuvo por mucho más tiempo debido a que en el siglo VII esta fue transformada a una iglesia.

En Frente de la Curia Romana se encuentra la Lapis Niger, traducida como Tumba de Rómulo, esta está cerrada al público, esta es la tumba atribuida y en honor a Rómulo, la inscripción que tiene esta tumba es una de las antiguas del latín que se haya conocido, sus orígenes se remontan al siglo IV antes de cristo, además esta tumba se encuentra en cercanía del arco del emperador Séptimo Severo III.

Desde este punto de notan las losas de mármol que cubrían toda la plaza del Foro Romano, este era el punto de reunión de los políticos del imperio, y alrededor de esta plaza se agrupaban los monumentos y templos de más importancia de Roma.

El alma del antiguo Imperio Romano

Eran tiempos de esplendor para los habitantes, si un ciudadano alzaba su mirada, en el punto en donde se encontraba se disfrutaba de una escenografía mágica, ya que en la plaza del Foro si una persona se encontraba allí, a su atrás tenía el templo de la concordia y el admirado emperador Vespaciano, a su mano derecha se ubicaba el templo de Saturno el cual era la tesorería y la sede del Aerario, al fondo se observaba el templo de Cesar en el cual los habitantes veneraban al muy querido emperador, para ambos lados del templo de Cesar estaban dos basílicas esplendidas.

Es casi absorto poder imaginarse que tantas bellezas de monumentos estuviese enterrado bajo arena, olvidados de la existencia del mundo, hasta que el siglo XVIII, se dio inicio a las excavaciones y descubrimientos de las mismas, dando a conocer una vez más una espectacular pieza de la Historia del Foro Romano y de toda Roma.

Otras partes del Foro Romano

Justamente en el centro de la plaza del Foro se alza la Rostra, esta es una tribuna para oradores que impartían sus discursos desde allí para todo el pueblo, su construcción fue ubicada específicamente para que se tenga vista al conocido Umbilicus, traducido del latín Ombligo de Roma, llamado así porque este monumento tenia forma circular completamente de mármol, hoy solamente lo que quedo de eso fueron puros muros de ladrillo. Este lugar para los ciudadanos romanos era muy amado pero a su vez también le tenían miedo, porque en este lugar los hombres se unían a los dioses, como también estaba el mundus, la cual era una de las puertas al infierno.

A una distancia muy corta estaba el Miliarium Aureum, esta era una columna que estaba recubierta con láminas de bronce, esta significaba las convergencias entre los caminos del imperio y su distancia con la ciudad, por ese el dicho que decía “Todos Los Caminos Conducen a Roma”.

El mayor edificio del Foro Romano, la Basílica Julia, con medidas de 109 metros de largo y 40 metros de ancho, era la que dominaba todo el flanco derecho de la plaza del Foro, el emperador Julio Cesar en el año 55 antes de cristo, inicio su construcción para que esta fuera la sede principal de los tribunales, algo muy interesante de este edificio es que en sus escalones quedaron grabados juegos con los cuales los testigos de los procesos jurídicos se entretenían antes de ser juzgados.