Si planeas una Visita al Coliseo y Foro Romano, tienes que saber acerca de Augusto Imperator Proconsulare o Augusto, conocido como el transformador del imperio romano, de un carácter firme y decidido, que convirtió Roma en todo un imperio, tras sus grandes hazañas que iniciaron desde muy joven, demostrando así sus capacidades de líder y su desenvolvimiento militar, permitiéndole por mérito propio conseguir un puesto privilegiado a los ojos de Julio Cesar.

Evidentemente tras la muerte de este, se fueron desencadenando una seria de batallas y enfrentamientos donde participaba protagónicamente Augusto, sujeto a conflictos por lucha de los territorios que le habían cedido Julio Cesar en herencia demostró su orientación hacia el cuidado de una imagen de poder y de prestigio donde este gobernase.

Claro que para los ojos de quienes debían aceptar la toma del poder, también surgieron conflictos más que todo relacionado hacia su corta edad, sin embargo esto no fue un impedimento ya que todos incluso las tropas quienes lucharon junto con él lo apoyaban y era bien recibido por el pueblo, por lo que marcho triunfal.

Augusto y sus logros en el nuevo imperio

El imperio de Augusto se conocido por sus grandes cambios inicialmente en la economía, distribución de poderes, poder político. Las acciones de augusto lo caracterizaban por acatar las cambios institucionales de una forma menos agresiva para con la sociedad. Por lo que su gran papel al frente del territorio Romano fue uno de los más prolongados.

Casa de Augusto el primer emperador

Una de las instalaciones más preciosas de roma, apreciadas hoy, mañana y siempre la casa de Augusto, es un símbolo no solo de la historia, sino del despertar del humanismo en un territorio que si vio más azotado por la codicia que por la justicia. Esta casa es conformada por varias casas pequeñas conformando así lo que se conocería más tarde como la Casa de Augusto ubicada en las zonas más sagradas del imperio.

Se consideraba así de sagrada porque se sostenía que la construcción de estas fue en un lugar donde según la historia una loba alimento a dos gemelos y además ya constatado por arqueólogos se había fundado la ciudad de palatina hacía más de 600 años a. c. Para muchos de los enemigos que poseía Augusto, tener esta propiedad más allá de la lucha para ellos era un lugar que no podía ser de acceso para cualquiera, siempre mantener estos espacios era riguroso, pero es bien conocido que para la época estaba bien arraigado el sentido de respeto y alabanza.

Cualquiera que llegase o lo intentase, tendría por seguro miles de personas por delante para tener un acceso fácil. Existían áreas de la casa de Augusto donde eran de libre camino como áreas que eran más privadas, donde muchas veces solo el emperador y su esposa podían acceder, un ejemplo claro de esto era el estudio del emperador de acceso restringido para muchos.

Visitar la Casa de Augusto

Cuando se visita Roma en la actualidad y acercarse a cualquier monumento las personas visitantes se encuentran maravilladas por la riqueza cultural, desde siempre cualquier lugar que se vea tiene un monumento alusivo a la historia que arropa a la gran capital italiana.

Los recorridos básicos que las personas atraviesan son efectivamente el Coliseo, los Foros Romanos, los templos, pero en preciso la casa de Augusto es uno de los destinos más frecuentados por los turistas, esta tiene un acceso para los visitantes abiertos más aun luego de su reapertura donde la restauración de la casa ha sido de manera trascendental, con la finalidad de transportar los visitantes a la gloriosa época de Augusto.

Dentro de las instalaciones de la casa de augusto las áreas más concurridas se prescinden por la sala de las piñas y de las máscaras, que enmarcan el gusto de Augusto por el teatro y las artes, adorando así las paredes por expresiones de la época, donde la profundidad y la perspectiva son esenciales para la comprensión de las pinturas. Lo mejor es que estas salas están a disposición del público visitante en los horarios comprendidos.

Además de estas se encuentran la habitación destinada a las visitas, a un dormitorio inferior, es estudio privado de Augusto para sus momentos de soledad. Sala de Rampa, el último espacio mencionado es una sala que comunicaba dos espacios de tanto el inferior como el superior adornando todo su recorrido con pinturas delicadas de animales, de naturaleza simbolizando de manera arquitectónica los espacios profundos además la alusión al arte pompeyano.

El arte de la Casa de Augusto

Este es un espacio donde muchos artistas han quedado maravillados y encantados con los caracteres utilizados para la época y la calidad con la que eran expresadas las decoraciones, los trabajos artísticos de la época eran muy limpios y delicados, dejando a la vista cada detalle, con colores bastante vivos.
Aunque realmente uno de los aspectos artísticos más valorados de la época fue las líneas sombrías que se encuentran por toda la Casa de Augusto identificaban la personalidad emperador.